martes, 13 de octubre de 2009

Vió nacer y crecer a Huanguelén y contribuyó a su progreso: Don Guillermo Grant


Vamos a llenar esta página con la descripción de la persona de don Guillermo Grant , hombre perfectamente conocido por todo el vecindario , que goza del mejor concepto general y que desde antes de la fundación de Huanguelén conoce estos paisajes como la palma de sus manos, habiendo contribuido eficazmente a la formación del plano de este pueblo y chacras.

Don Guillermo Grant que ha actuado como agrimensor de los dueños de estos campos, está en condiciones de dar todo detalle que relacionado con este pueblo se lo solicite, y es por ello que hemos tenido el placer de entrevistarlo, para sentir de sus propios labios detalles muy importantes por cierto, para nuestro cometido.

Nada escapa de la memoria de este hombre; sus relatos resultan de interés, él nos dice como ser los proyectos de plaza que existían de no haberse hecho la escuela Nº 8, en la manzana que se hizo y que no estaba destinada para ello.

Nos habla de las más importantes obras hechas en esta localidad y la que han estado bajo su control como arquitecto ingeniero, nos refiere por caso la iglesia cuya obra fue dirigida por él, obra que nada dejo que desear y que su valor lo demuestran 62 mil pesos que en ella se invirtieron solamente en el principal edificio.

La plaza principal es otra de las obras de Don Guillermo Grant , es decir, su demarcación y así como ésta infinidad de cosas en las que se hacía necesaria la presencia de un ingeniero, trabajos que en las más veces ha hecho ad honoren.

También tomó parte activa en todas las comisiones que con fines de progreso se iniciaron, encontrando en él un constante y valioso concurso.

SU BIOGRAFÍA

Don Guillermo Grant es argentino, nació en Chascomús, provincia de Buenos Aires, el 76, allí residía con sus padres quienes lo educaron en Europa.

Terminada su carrera regresó al país y se empleo con ingeniero de construcciones en el F.C Oeste, dirigiendo las obras de Pinto a Villegas, de Trenque Lauquen a Toay, obras estas de puentes y terraplenes.

En Corrientes dirigió obras de los principales puentes sobre los ríos Corrientes, Santa Lucia y Aguapey.

En 1901, tuvo a su cargo el estudio de las vías desde Paso de los Libres hasta Santo Tomé, y estudió también la unión de las vías sud y oeste de la Zanja a Carhué, trabajo que se efectuó en 1904.

En el mismo año Don Guillermo y su hermano Diego adquirieron el campo que corresponde a la zona de la Nevada, el que componía de 15.000 hectáreas y pertenecía parte al establecimiento , campo que de inmediato poblaron con haciendas, reservando también una parte para agricultura, bautizándolo con ese nombre dado que el primer día que llegaron a ese paraje los sorprendió con una terrible nevada.

Estas actividades continuaron hasta 1913, fecha en que los señores Gahan Hnos ya habían vendido los campos que hoy son Huanguelen.

Liquidadas las haciendas y enseres, lo señores Grant venden también sus 15.000 hectáreas y en ese intervalo don Diego pasa a ser representante del señor Atanasio Navarro quien se dedicaba a negocios de remates y haciendas.

Don Guillermo por su parte entra como agrimensor de los señores Gahan hermanos atendiendo también con su hermano don Walterio la venta de campos y terrenos del pueblo y colonia Huanguelen.

Terminada la tarea de la venta de terrenos; etc. el señor que nos ocupa se dedicó hasta la fecha a su profesión de ingeniero arquitecto, habiendo demarcado los establecimientos más importantes de la zona.

En la actualidad vive en su maravillosa casa quinta tan conocida en compañía de su esposa doña Gessica Úrsula Wolgar y sus hijas Gean, Gress e Irene.


UN AGRICULTOR

Entre los agricultores laboriosos a carta cabal que llegaron a esta región, trayendo por capital esfuerzo y por hito la esperanza y la honradez, debemos nombrar al señor Perazzo, quien procedente de Quilmes, Prov.de B s As, su pueblo natal, llegó en 1900 a Coronel Suárez, de donde poco después se trasladó a la estancia "La Ventura", iniciándose como chacarero.

Allí el hombre con la vehemencia de la juventud y el santo amor al trabajo, hizo sus 1eras armas como es de suponer con una y mil dificultades y contratiempos.

Pero don Andrés no supo de amilanamientos, ni de cansancios, luchó, luchó con la bravura del león y con la resignación de Job: " ganarás el pan con el sudor de tu frente", se dijo y encaró decididamente la lucha por la vida.

Unos 19 años permaneció allí en la estancia nombrada, donde todo fue trabajo rudo y poco remunerado, pero, con todo ello, pudo después adquirir su campo actual, el que cuenta de 200 hectáreas, perfectamente acondicionadas, con amplias viviendas, etc. lo que le permite hoy llevar una vida cómoda y desahogada.

El Sr Perazzo se ha distinguido siempre entre los agricultores de la zona, por la constancia y prolijidad con que prepara la tierra para sus sembrados.

Por otro lado el Sr Perazzo es un perfecto vecino, goza del aprecio general, descendiente de italianos fue uno de los fundadores de la Sociedad Italiana local, ocupando la presidencia después que se constituyó formalmente.


DON SANTIAGO ZABALA (de la zona de Ombú)

La zona de Ombú tiene en Don Santiago Zabala a un héroe del músculo y un gaucho vasco a carta cabal, lo que sumado a su caballerosidad y rectitud constituyen un tesoro digno de envidiar.
Hombre trabajador que sabe como se gana el pan de cada día, no tiene rato de desperdicio en su Estancia "La Angelita", es agricultor y ganadero y hasta posee una pequeña granja, la cuestión es trabajar dice él, y de esa forma éste vecino sólo deja tiempo para pasear por Huanguelén o Coronel Suárez o para charlar con los amigos que llegan por sus dominios, donde han de encontrar sin duda la más franca cordialidad tanto de él como de su esposa cuya sencillez y bondad es bien conocida.
Las 312 hectáreas que posee bien dispuestas, son entregadas año tras año a la ganadería y a la agricultura, cuyos trabajos en su mayoría son efectuados por Don Santiago, cuya tarea no le es difícil dado el complemento de materiales que posee para tales trabajos.

Su biografía

Nació en 1880 en Pamplona (España) y en 1907 llegaba a Coronel Suárez donde se inició en los trabajos de ésta tierra, le tocó ser herrero, teniendo por primer patrón a Don Juan Bautista Elicegui, quien poseía una herrería en la ciudad nombrada.
Algún tiempo después se dedicó a los trabajos rurales y fue alambrador con el señor Pedro Otamendi; probó luego algunos otros oficios como el de tambero, pero el destino lo impulsó a ser chacarero, sus ahorros así se lo permitieron y plantó sus primeras chacras en "Las Delicias", "El Triunfo" y otros establecimientos del partido.
La suete en algo lo acompañó y en 1929 ya se hacia propietario del campo que hoy posee y el que como decimos más arriba es de 312 hectáreas.
Tiene por esposa a la señora Angela Leoni y hace las delicias del lugar su única hija Angelita, la que cursa sus estudios de contaduría y música en el Colegio Niño Jesús de Pigüé.
Tanto él como su familia gozan de generales simpatías en la zona.
Amante del progreso, fue uno de los que más trabajó por la creación de la escuela pública de Ombú.

UN INDUSTRIAL DE MÉRITO

No es don Francisco Bilbao, uno de los más viejos industriales de Huanguelén, pero si es uno de lo hombres que desde su llegada ha hecho mucho por el progreso de esta población, siempre inspirado en el trabajo honrado.
Procedente de Boeuf (La Pampa) donde durante de muchos años se decidía el comercio de Ramos Generales, don Francisco llegó a estas a fines del 31 en compañía de su hermano Lorenzo, dedicándose a la compra y venta de cereales, adquiriendo clientela y relaciones en la zona, dada su forma caballeresca de conducirse y la libertad de sus negocios.
A los dos años, o sea el 33, los hermanos Bilbao adquieren el almacén de ramos generales del Sr. Emilio Fernández, (ya fallecido) y continúa en tales actividades hasta dos años más tarde, resolviendo vender dicho negocio al actual propietario don José M. Fernández.
Desprendido de este comercio el Sr. Bilbao, idea la fundación de los Molinos Harineros que llevan su nombre y uniendo la década de los hechos tal iniciativa se cristaliza favorablemente y pocos meses después Huanguelén prende a su cadena de progreso un eslabón más: El funcionamiento de esta industria comienza a dar sus resultados con la aprobación de todo el vecindario.
Estos molinos tienen capacidad para elaborar 150 bolsas de harina en 24 horas, produciendo una mercadería inmejorable, ya sea en la harina como en sus derivados, lo que le permite colocar tales productos en La Plata, Coronel Pringles, Bolívar, Caseros, etc. Etc.; su funcionamiento es diario y cuenta con una buena calidad de personal, cooperando en tal sentido sus hijos Lorenzo y Santos.
Para cerrar esta pequeña reseña, daremos los siguientes datos bibliográficos del señor Bilbao.
Nació en Vizcaya (España) y desde el año 1913 se encuentra en el país, donde ha sido un contaste labrador de su porvenir, cuenta con 45 años de edad y está casado con la señora Mercedes Hernández, de cuyo matrimonio han nacido sus hijos Lorenzo, Santos, Delia, Ides y Mercedes.

FRANCISCO JAVIER LEDE: la visión del trabajo rural

Aquí vamos a destacar otro pionero que por su entusiasmo y dedicación bien merece ocupar una página en este álbum recordatorio, sin que ello constituya una alabanza o una distinción fuera de lugar.
Nos queremos ocupar del señor Francisco Javier Lede, quien llego a esta zona en el año 1915 procedente de General Manuel J. Campos, La Pampa, trayendo la visión del trabajo rural a lo que con cariño y entereza habíase dedicado desde muy temprana edad.
En la fecha indicada se hizo propietario de 142 hectáreas de campo las que pobló y cultivó con su esfuerzo personal.
La suerte acompañó al hombre trabajador que mencionamos y ello fue factor para que se expandiera más tarde en sus actividades de agricultor, optando por la chacra mixta; arrendó varias hectáreas más las que dedicó a la agricultura, ganadería y granja.
Siempre aferrado al trabajo, fue subiendo de escalón a escalón hasta colocarse en la actualidad como uno de los más fuertes agricultores de la zona (septiembre de 1937).
En el presente año (1937) tiene dedicadas a la agricultura 1800 hectáreas, no descuidando tampoco su tambo el que cuenta hoy con 100 lecheras inmejorables.
El señor Lede, que ya tiene 48 años, es un hombre que le tiene demasiado amor al trabajo y ello si se puede o se podría calificar de amor propio; sin desmayar un segundo y pese a su situación, se lo ve diariamente arriba de un tractor ya sea hundiendo las rejas en la tierra como haciendo blandir un hierro en su herrería; el hombre trabaja y produce, y antes que cigarra, quiere ser hormiga.
Otra cualidad que lo destaca del montón es de ser un chacarero moderno o previsor, no sabemos como calificarlo, ha formado una propiedad que posee en el pueblo y es una verdadera exposición de maquinarias, galpones, camiones etc.
En una parte del terreno ha construido una cómoda vivienda para el y su familia, en otros departamentos tiene su montada herrería mecánica, atendida por un experto en el ramo, por otro lado ha levantado un inmenso galpón perfectamente construido al estilo de los de las empresas ferroviarias, el que le sirve para almacenar toda su cosecha, algunas maquinarias también. Al respecto, cuando lo visitamos nos decía:
“Yo no tengo chacras, sino sembrados, mi chacra aquí la ven ustedes. Maquinas, semillas, arados, camiones etc. quiero sembrar: voy con la sembradora y la semilla, terminada la tarea, a casa; se rompe una maquina: a casa, aquí se arregla y listo; cosechamos el cereal y lo vamos trayendo al galpón, para eso son estos- nos dice y nos señala unos cuantos camiones de diferentes marcas y tamaño.
Aparte de toda esta preocupación el señor Lede se ha entregado a otras actividades relacionadas con la agricultura.
Se trata de la creación de un semillero el que denomina -Lede- llevando el número 44, abarcando una extensión de 460 hectáreas de sembrado, el que es controlado constantemente por el Ministerio de Agricultura de la Nación.
Esta medida tomada por el señor Lede constituye para Huanguelén un elevado valor, el que será recién experimentado en ocasión de hacer cumplir la ley de granos y elevadores que lleva el número 12258, y que prohíbe la venta de semillas a personas y comercio que no sean creadoras o semilleros controlados severamente.
El semillero Lede ha sembrado este año las siguientes marcas de trigo -Sinvalocho-, -klein Progreso-, Amalia klein-, -Vencelel-, y otros.
Gratamente impresionados por la amabilidad que nuestro entrevistado nos ha dispensado, le tendemos la diestra y nos alejamos observando aún la –exposición- del señor Lede.
El señor esta casado con la señora Silveira Rabella.
De tal matrimonio existen los siguientes hijos:
Francisco Angel, Carlos Oscar, José Hipólito, Ricardo Sabino, Manuel Silveiro, Javier Armando y Mabel Silveira.


FUE UN PROPULSOR DEL PROGRESO…

Don Carlos Mariani, según datos fidedignos que tenemos de personas que nos merecen confianza, ha sido también uno de los hombres que llegaron a Huanguelén en el 13, ávidos de encararse frente a frente con el trabajo, que en todo momento honra y dignifica a la persona.
Procedente de Bolívar, llegó don Carlos a Huanguelén en el año que mencionamos, adquiriendo la quinta que todos le conocemos y el terreno del local donde hoy (septiembre de 1937) funciona el negocio que instalara.
Más amigo del campo que del pueblo, levantó sus “cuarteles” en su quinta y allí trajo a su familia, emprendiendo con más ardor las faenas agrícolas.
Hombre dinámico y activo, poseedor de maquinarias para la trilla del cereal y otros elementos de trabajos rurales, no tardó en hacerse su clientela y de esa forma trabajó hasta el año 1926.
Luego, ya algo delicado de salud dejó sus actividades de campo y a fines de 1928 abrió un negocio de Panadería y Fideera denominado “La Industrial” y que giró y gira bajo el rubro de C. Mariani y CIA, estando hoy a cargo de la administración su señora esposa doña Florencia M. Vda., de Mariani, cooperando en el desarrollo de la misma sus hijos Carlos, Florencio, Arturo, Norberto, Enrique y Florencia.
Los productos de esta industria son vendidos en ésta localidad y la zona, gozando de muy buena aceptación.
Ello, fue una de las causas que esta firma se viera en la necesidad de abrir una sucursal en la localidad de Arboledas.
No vamos a cerrar éstas líneas sin dejar reconocido que el señor Carlos Mariani fue uno de los propulsores del progreso de éste pueblo, su nombre estuvo siempre en todas las Comisiones y su óbolo fue obtenido cuantas veces se solicito.
Fue uno de los fundadores del antiguo Club “Lucero” y viejo y alentador socio de la Sociedad Cosmopolita de la cual fue presidente 12 años; en ese puesto lo sorprendió la muerte el 14 de Agosto de 1933 a la edad de 53 años.

DON JUAN BAUTISTA BRUMANA: un luchador incansable

Nuestro pueblo posee en la persona de Don Juan Bautista Brumana uno de sus principales pioneros, nombre luchador incansable de esos que hacen honor a la patria donde se encuentran, no ha tenido rato de desperdicios en tal sentido y ello le ha servido de seguro factor para ir subiendo escalones, hasta colocarse en un sitio predilecto, en una palabra don Juan Bautista Brumana ocupa el lugar que merece todo hombre hecho al trabajo, todo hombre que desde sus primero años juveniles ha sabido consagrarse al trabajo honrado, sin mirar que clase; solo lo ha guiado las ansias de ser algo y al rudo trajín de la labor del mundo se ha entregado.
Sus principales faenas en la Argentina, han sido fatigosas para él, según nos lo ha referido- pero en su camino existía una fuerza de voluntad poderosa; probó muchos negocios y extendió la vista sobre otros, siempre basado en la intachable conducta, y su manera de ser, llegando a “jubilarse” podemos decir, en la agricultura y la ganadería, y decimos jubilarse, porque el señor Brumana ya ha luchado mucho y conquistada su actual posición ventajosa, educado sus hijos, etc., no ha de ser tan ingrato con su propia vida, para exponerla en nuevas o venturosas empresas. Y esto es lo que él piensa posiblemente, porque en más de una vez que hemos tenido el gusto de conversar con él, nos ha expresado la satisfacción del deber cumplido en el azaroso terreno de la vida.
Si todos los hombres que llegan a nuestras playas desde lejanos países hicieran la cuarta parte de lo que ha hecho éste señor, francamente que podríamos exclamar a fuerte voz: ¡venid extranjeros a nuestra patria!

SU BIOGRAFIA

Don Juan Bautista Brumana, nació el 7 de Febrero de 1868, en Indovero, provincia de Couro (Italia), llegando al país en 1892.
Tendió su vista hacia la provincia de Buenos Aires y decidió por hacer su primer salida hacia Chascomús donde residía un hermano suyo, allí estuvo visitando a su hermano por espacio de algún tiempo, decidiendo trasladarse a Cacharí donde, sobre las márgenes del arroyo “La Chinita” se encontraba otro hermano establecido con negocio de almacén.
Allí la vida le fue más pasable ya que veía las probabilidades de iniciarse en algo y no tardó en dedicarse a la compra de frutos del país, para más tarde adquirir el negocio de su hermano, quedándose dos años en él para volverlo a entregar a su primer dueño.
Ya en esa fecha don Juan no era el “recién venido”; a fuerza de corazón y de destreza, había logrado conocer las costumbres del país y se sentía solidario con nuestras costumbres. Hombre luchador y de espíritu arriesgado; no quiso quedarse allí de brazos cruzados y así fue como un día sintió el ansia de la libertad y ensillando el mejor pingo de su tropilla y echando los demás campo afuera, tomó rumbo a Pigué, pero sin idea fija, lo acompañaba la visión de conocer mundo, pero el destino no lo quiso así, brindándole la oportunidad de comprar una fonda en la localidad nombrada, donde se reinició en el comercio de mostrador, negocio que le resultó favorable, dándole lugar a dedicarse también a la agricultura , y ese espíritu batallador de este hombre se fue templando en el yunque del trabajo, recibiendo sus justos merecidos.
En 1903, salen a remate varios lotes de terreno que aún quedaban del fundador del pueblo don Clemente Cabanettes, al cual concurrió por espíritu de curiosidad, pero las circunstancias quisieron que se hiciera propietario de 37 quintas, las que al escriturar y pro indicación del señor gobernador de la Provincia las denominó “Villa Brumana”: siempre con su espíritu de comerciante no tardó en ponerlas a la venta, para lo cual les proporcionó algunas mejoras, entre las que se puede contar el paso del boulevard “B. Mitre”, el que dado la gentileza del señor Brumana, este pudo extenderse varias cuadras más; los años pasaron y la Villa se fue poblando, quedándole aún algunos terrenos sin vender.
Abandonado su primer negocio y entregado de lleno a la agricultura y la ganadería, sintió deseos de desplegar más sus actividades, y fue concurrente al remate de las chacras de Huanguelén, verificado en Buenos Aires; allí fue uno de los primeros compradores, y valiéndose de un familiar pudo adquirir dos lotes que sumaban 400 hectáreas, porque es digno hacer constar que los señores Gahan, no deseando el latifundio, solo vendían de a una chacra a cada interesado.
Y desde esa fecha, 1912, don Juan Brumana, pasea su silueta por este pueblo, siempre entregado a su labor de ganadero-agricultor habiendo construido en su campo un pequeña estanzuela.
En Pigué, su actuación como comerciante y honorable vecino fue muy destacada, habiendo sido dos años concejal por el Partido Pro Pigué, período 1908-10.
Y para terminar estas líneas vamos a dejar constancia que nuestro entrevistado no es solo un estimado vecino y caballero, sino que es padre ejemplar que conociendo sus deberes de tal no ha vacilado en dar destacada educación a sus hijos, aquí nos resulta oportuno manifestar que don Juan B. Brumana es casado con la señora Delia Piatti; éste matrimonio tiene su hija Herminia Brumana de Solari que es escritora y maestra nacional, sus hijos Florencio y Juan Francisco, son médico y agrónomo ingeniero respectivamente sus hijas menores Haydee y Elisa estudian música, aparte de éstos tienen dos hijas más. Clorinda B. de Fraicinett y Gilberta B de Larumbe.


DON JOSÉ OTERO: ganadero y agricultor

Hay hombres sencillos y sinceros que no escatiman en hacer uso de la más ruda franqueza cuando llega la oportunidad de confidenciarse, y una de ellas nos ha resultado don José Otero. Hasta su bien dispuesta mansión nos hemos llegado en el deseo de hacerle una pequeña biografía y tal deseo ha sido complicado dada la gentil caballerosidad de este señor. Hemos conversado con él largo rato y no ha tenido nada más que franquezas para con nosotros, habiéndonos detallado minuciosamente la historia de su vida desde el día que piso tierra argentina, país que si en los primeros años le fue un tanto ingrato, luego se le mostró benévolo y hospitalario, premio muy justo a sus fatigables horas de lucha emprendidas desde muy temprana edad. Nos ha explicado sus primeras tareas efectuadas en la gran urbe porteña-fue carrero y repartidor de fados géneros, y de ello no se avergüenza, muy por el contrario, siente el orgullo de haber trabajado honradamente, y nada más, pudiendo efectuar con ese producto varios viajes a España a visitar su familia, logrando también traerla más tarde a su lado.

Su Biografía

Nació el 24 de julio del 74 en Pontevedra (España) contrayendo matrimonio muy joven con doña María Presa, de cuyo matrimonio nacieron sus hijos Juan, Cándido, José, Secundino, Eusebio, Serafín, Preciosa y María. En el 98 se embarcó para Buenos Aires donde trabajó por espacio de 4 años, regresando a su país natal, permaneciendo allí 6 años. Sintió nuevamente el deseo de venir a la Argentina y así lo hizo, con su hijo mayor, para más tarde hacer venir a otro de ellos, o sea a Cándido, con los cuales se dirigió a la estancia “El Automóvil” de su cuñado señor José Presa y sita en las inmediaciones de Zentena; de allí fue como chacarero a Trenque Lauquen por una corta temporada, regresando nuevamente a la parte ante nombrada, corriendo a la sazón el año 15, fecha también en que su esposa y demás hijos llegaban a la Argentina. Más tarde fue chacarero en D´Orbigny con los señores Boudou, y en las estancias “Las dos Hermanas” y “La Petrona”, todos establecimientos del partido. La suerte no le fue ingrata y ello le dio margen para que por estas zonas pudiera sembrar grandes extensiones y trabajar también en ganadería, yendo siempre en aumento se capital, el que hoy le proporciona un bienestar sin tropiezos, contando con el aprecio general en los círculos sociales y comerciales. Como vecino progresista también se destaca, pues tiene varias propiedades en la planta urbana, las que están edificadas modernamente.


Un antiguo y prestigioso vecino

Don Gregorio Doporto, es sin duda alguna, otro de los pocos vecinos que 25 años después de la fundación del pueblo se mantiene incólume contemplando desde el lejano ayer el flujo y reflujo de Huanguelén. Perteneciente a una estimada y caracterizada familia cuyo jefe fue Don Vicente Doporto, permanecedesde hace muchos años entregado al control del trabajo ruralde las 497 hectáreas, que forman su estanzuela "San Vicente", donde pasa sus días de tranquilidad al calor del cariño de los suyos. Práctico y conocedor de la ganadería, ha sabido refinar sus productos, los que merecen atención en la zona por su calidad inmejorable. También se ha dedicado éstos últimos años a la agricultura con resultados muy favorables. Diríase que éste señor se adapta a las circunstancias y como perfecto conocedor de dichas ramas, no tiene luego que arrepentirse de sus resoluciones. Por otra parte, es un estimado vecino y goza de generales simpatías, siente cariño por este pueblo del cual conoce perfectamente su nacimiento y su desarrollo, contribuyendo también a su progreso por diversos factores. En épocas pasadas fue Concejal por el partido Radical, cargo que supo desempeñar con acierto y cordura. Es nacido en 1883 y hace varios años que está casado con la señora Isabel Larumbe; sus hijos son Blanca, Selva, Gregorio, Clide, Jorge e Irma.


No hay comentarios:

Publicar un comentario